Tradiciones Culinarias Casi En El Olvido * Introducción


Ha recibido 751 visitantes 


Para no perder las tradiciones y redescubrir de dónde venimos, es importarte observar y analizar un plato de comida; escuchar a las personas sobre qué era lo que comían anteriormente, cuando se disfrutaba toda la familia sentados en torno a una mesa, sin celulares o medios de distracción.

Así entenderás en gran medida cuales son los orígenes y la costumbre de un lugar. Ejemplo de ello es la gastronomía antioqueña, junto con la comida típica de Medellín y más específicamente hablando la del Corregimiento de Santa Elena.

Entre charlas que surgen en las tardes con algunos habitantes de Santa Elena, personas que en su gran mayoría son adultos y jubilados, sus conversaciones son ricas en experiencias y recuerdos, casi siempre resaltan temas de como era su niñez, los juegos que tenían, como se entretenían sin tanto «aparato» (celulares, tablets, pc, tv) y un tema muy importante, de cómo ha cambiado la alimentación, de los productos que ya no encuentran en el mercado.



Dicen que un alimento que no podía faltar en la mesa de cualquier familia fuera al desayuno, almuerzo o la comida, eran los fríjoles. Estos los preparaban de muchas formas, sencillos, con plátano y zanahoria, con papa, con ahuyama, con cidra, con coles, con arracacha; así también los petacos o fríjoles de vida “frisol de vida” que es mucho más pesado para la digestión pero para muchos de ellos, narran que son deliciosos para el paladar. Las habas, batatas, carotas, entre otros productos que algunos de ellos tienen el privilegio de consumirlos actualmente porque los cultivan en sus huertas. Así se realiza la suma de productos agrícolas, algunos desconocidos para otras generaciones; pero que aun conforman parte de la dieta alimenticia de muchos.

Esta dieta puede parecer muy pesada y calórica pero en su origen tuvo una razón de ser. El trabajo de sol a sol por arrieros abriendo caminos en el campo para surcar nuevos sueños, y el trabajo de indígenas y esclavos de piel oscura que los usaban para trabajar en las minas, son labores muy pesadas y requieren alimentos que compensen la perdida de energía.

Entre los platillos de Antioquia, nos muestran la mezcla de civilizaciones, entre ellas los indígenas, los españoles y los esclavos de piel oscura; cada uno de ellos introdujo sabor y sazón a los platos que fueron transformándose en los que hoy conocemos.



Los indígenas con sus cultivos de fríjol, yuca, achote, cimarrón entre otras hortalizas, así como frutas silvestres. Los españoles además de todo aquello que trajeron y todo lo que se llevaron, influyeron con harinas, conservas, aceites y otros ingredientes procedentes de colonias hispanas repartidas por el mundo como aguacate y el maíz de América Central; el arroz de Asia;  y cuando trajeron a los esclavos africanos los plátanos, el azúcar, la sandía, lentejas, batatas, cereales, cilantro, aceite de palma, café, entre otras hortalizas y frutas.

Es imprescindible entender en el proceso de la gastronomía de Antioquía y la comida típica de Medellín y de Santa Elena que tanto el cultivo europeo como el americano además de los ingredientes traídos de los siete mares son vitales para este resultado final. En el siglo XIX e inicios del siglo XX en la región paisa tradicionalmente se hacían seis ingestas independiente al estrato social de sus pobladores. Entre esas comidas estaba el cafecito antes del desayuno con algo de parva, el desayuno, el algo, la merienda, el almuerzo, la cena…actualmente ya sea por moda, por salud, por no tener el tiempo para realizar las preparaciones, las cosas han cambiado pero aún se deben rescatar ciertos platos tradicionales que son los que marcaron en gran medida la cultura gastronómica de Antioquia.

Esta región y su gastronomía son producto de la mezcla de las tradiciones y aportes indígenas, españoles y de esclavos de piel oscura que han encontrado su balance en cada una de las recetas y que han evolucionado para convertirse en bandeja paisa, mondongo, arepas de choclo, empanadas, fiambre, tamales, arepas de mote con quesito, hogao, etc.



Entre los platos fuertes, bebidas, postres y sus acompañantes más conocidos en la gastronomía antioqueña que hemos degustado desde pequeños, que han sido tradicionales, y que algunos perduran y otros están casi por desaparecer, realizamos una recopilación de los mismos.


Leave a Comment

Invítenos

A Un Café

Sus Donaciones En:

BANCOLOMBIA Ahorros 03 00 57 39