¡ Promoción Especial !
Difundir Esto
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •   
  •  
  •  

Artículo con 132 visitantes

Desde el inicio del , son muchos los cambios que hemos vivido, la mayoría implementaban deacuerdo a la necesidad y el sentido de protección.

Los cuidados van desde el distanciamiento social, el lavado de manos y todo aquello con lo que se genere fómite (cualquier objeto carente de vida o sustancia que, si se contamina con algún patógeno viable, tal como bacterias, virus, hongos o parásitos, es capaz de transferir dicho patógeno de un individuo a otro), además del uso correcto del tapabocas. Estos son algunos de los cambios que gradualmente se han implementado.

Sin embargo, es difícil vivir con restricciones donde antes no las había. Los cambios mencionados anteriormente y muchos más que se han vivido, como el teletrabajo, la reducción de ingresos, quedar sin trabajo, no ir al colegio, a la universidad, no tener medios económicos para pagar el arriendo, las pensiones de colegios, comprar mercado, entre otros. Son situaciones que generan mayor estrés y y pueden afectar nuestra higiene mental, nuestra .

Así mismo el preguntarnos qué va a pasar, cuando retomaremos la normalidad, o muchos se preguntaran porque seguir lineamientos de cuidado mientras la economía se está yendo al suelo. El seguir mirando hacia el futuro, esforzándonos en intentar predecir lo que va a ocurrir a corto/medio/largo plazo, es una lucha desesperada de la mente de tener las cosas bajo control, no obstante, ese escenario en lugar de facilitarnos la vida, nos genera aún más intranquilidad ya que estamos continuamente ansiosos, estresados, llenos de información que en muchas ocasiones ni entendemos o lo peor es que puede ser mal interpretada.

El estar inmersos en la constante afluencia de diferentes noticias, (reales y fake), la tendencia a estar continuamente escuchando información sobre el Covid-19 y la situación de confinamiento; esto nos envuelve en una realidad compleja, delicada y definida por una constante incertidumbre. Por esto es importante vivir en el presente, en lo que podemos realizar en realidad.  

Pero, ¿Cómo Vamos A Vivir Con Esta Enfermedad?

La desescalada que se está presentando en Colombia a muchos los lleva a pensar que el riesgo es mínimo o no existe ningún riesgo, pero no es un contexto en el que ya vayamos a hacer vida normal  todavía. Por algo estamos atravesando aún una de las pandemias más importantes de las últimas décadas. “¿Qué nos puede ocurrir? ¿Cómo sobrellevar el día a día? ¿Seré capaz?”

Muchos de los escenarios en los que nos vemos envueltos no los podemos controlar, precisamente para poder aprender a lidiar con la convivencia del Covid-19, es conveniente aprender a vivir con la incertidumbre y con el descontrol, que, por otro lado, de una forma o de otra siempre ha estado presente en nuestra historia vital.

Sería beneficioso preguntarnos y recordar ¿en qué momentos de nuestra vida nos hemos visto abrumados por la incertidumbre, el descontrol o el desconocimiento de una vivencia? y ¿qué hemos hecho para afrontarlo? Muchas de las capacidades que a lo largo de nuestra vida han sido herramientas útiles para sobrellevar algo complejo vitalmente, nos puede ayudar en tiempos de coronavirus.

Es importante que nos demos cuenta que, nuestra especie ha estado avocada desde su inicio a convivir con la calamidad. Pero también a tener la capacidad de anteponernos y superarnos.

Aunque en principio ganar más libertad de movimiento es algo positivo, para algunas personas este periodo de transición entre el confinamiento y el regreso a la vida de siempre resulta problemático: nos obliga a afrontar una realidad que sigue siendo poco corriente y para el que no existen precedentes claros, por lo que es fácil sentirnos desubicados. El retomar cierta normalidad, tener sensaciones de inseguridad ante un posible contagio, el miedo a salir de casa…etc, son reacciones normales y lógicas ante lo experimentado estos meses, no obstante, que sea lógico y normal, no es sinónimo de instalarnos en lo sentido y no poder dar forma a aquello que se nos ha disparado interiormente; tenemos la posibilidad de atender lo desagradable, aceptar que llega para posteriormente adaptarnos de forma flexible con el objetivo de hacer algo al respecto. Todo esto supone un trabajo psicológico de esfuerzo e implicación constante.

Estrategias Para Afrontar La Nueva Realidad De Convivir Con El Covid-19

Cuando nos vemos en la situación de tener que cohabitar con lo extraño y lo ambiguo, nos es útil enfocarnos no en aquello que no tenemos claro, sino en lo que sí. Cada cual deberá explorar qué le puede ser de más ayuda, a qué o a quién necesita recurrir y qué pasos dar; sin embargo, estas pautas pueden servir en forma de orientación:

  • Evitar dar respuesta a todas las preguntas. Nos abruman tantos interrogantes; para todo no tenemos respuesta, en nosotros no está el resolverlo todo. 
  • Modifica tu horario. Poder salir a la calle hará que tu día a día sea diferente, y por ello es necesario que te prepares para evitar que eso desestructure tu modo de vida. Aunque en principio creas que no lo necesitas, dedica un tiempo a diseñar un horario adaptado a estas semanas de vuelta a la nueva normalidad, cuanto más detallado, mejor. 
  • Atiende a tus necesidades. Observa cuáles son y qué está a tu alcance para satisfacerlas.
  • Céntrate en el aquí y en el ahora. Organiza tu presente, tú día a día, realiza las actividades que continúan formando parte de tu realidad cotidiana, las que no han cambiado, y también aquellas que puedan facilitar tu cotidianidad.
  • Pon en práctica el afrontamiento activo. Identifica las estrategias de afrontamiento que en el momento actual te proporcionen sensación de control y proactividad. Dar forma a la propia vida y a cómo organizarnos: como por ejemplo en el trabajo, la comida, cuándo voy a poder salir…etc
  • Expresa con tus personas de mayor confianza o escribe sobre ello. Los posibles miedos y preocupaciones que se generan en ti. Déjalo salir, para que puedan ir perdiendo fuerza. La calidez en el vínculo la actitud afectiva  y establecer un buen tejido de apoyo es esencial para avanzar.
  • Generar un espacio libre de virus. Crear un espacio de actividades o rutinas propias que nada tengan que ver con la situación pandémica; que el Covid-19.
  • Sentido común. Detecta tus posibles obsesiones, toma conciencia de que son “laberintos mentales” y aplica el sentido común. Utiliza la lógica en estos momentos para situarte de nuevo, en el presente, que es lo único que podemos manejar. 
  • Controla tus rutinas de sueño. Al modificar nuestros hábitos, es fácil que eso se plasme en problemas para dormir. Ten en cuenta que puedes sufrir algunos problemas de este tipo y adopta medidas preventivas: no te vayas a la cama demasiado tarde, no hagas ejercicio pocas horas antes de intentar conciliar el sueño, y si es necesario, usa ejercicios de relajación en los últimos minutos de tu jornada.


https://www.psicologiamadrid.es/blog/articulos/psicologia-y-coronavirus/aprender-a-convivir-con-el-covid-19 https://culturainquieta.com/es/inspiring/item/16796-7-consejos-psicologicos-para-afrontar-la-desescalada.html https://es.wikipedia.org/wiki/F%C3%B3mite

SpanishEnglishPortugueseGermanFrenchItalianJapaneseDanishSwedish

Invítenos

A Un Café

Sus Donaciones En:

BANCOLOMBIA Ahorros 03 00 57 39 431